Casino

Aniversario Casino

Jadraque, 11 de marzo de 2016.- El Liceo Casino de Jadraque, uno de los tres que siguen funcionando en la provincia junto con Guadalajara y Molina, celebrará el sábado 12 de marzo su 130 aniversario. El Liceo Casino de Jadraque se creó el 12 de marzo de 1886 y desde 1890 se ubica en su sede actual en la calle Mayor Alta, 2. Liceo Casino de Jadraque ha tomado un nuevo impulso, con la renovación y reorganización de los espacios y de la gestión de este colectivo del que forman parte 200 socios de todas las edades. El Casino de Jadraque es una asociación que, en la actualidad, trabaja para impulsar y dinamizar la vida social, cultural, deportiva y de ocio en la localidad, acogiendo, entre otras actividades, presentaciones literarias y exposiciones. El nuevo edificio, totalmente remodelado, cuenta con aula, salones de televisión y varias para distintas actividades, bar, terraza, sauna o gimnasio, entre otros.

Antaño, el Casino de Jadraque celebraba bailes todos los domingos para los socios. Hace casi un siglo, Don Ignacio tocaba el piano en el Salón Azul, un instrumento que todavía se conserva. Durante las Fiestas Patronales de septiembre, antes de la Guerra Civil, se celebraban en el Casino “Bailes de Sociedad” a los que las damas asistían con traje largo y los caballeros con traje y corbata.

Ahora, el Casino mantiene intacta la ilusión de hace décadas y abre sus puertas a nuevos socios y a usuarios de sus instalaciones.

CONFERENCIA SOBRE EL CASINO DE JADRAQUE

En el año 1884 Jadraque tenía 1582 habitantes, era una sociedad en desarrollo, que gozaba de
infraestructuras y recursos para avanzar hacia el progreso.
En 1852 se había construido la carretera Jadraque Guadalajara, por su trazado actual, utilizando en
algunos tramos piedra procedente del castillo de Jadraque, que ya por entonces se encontraba en ruinas.
En 1860 había llegado el ferrocarril y se había construido la estación y en 1865, Jadraque quedaba
unido por el mismo con las dos principales ciudades españolas Madrid y Barcelona.
En ese año de 1884 vino a vivir a Jadraque, con su familia, el escritor José Ortega Munilla que se
recuperaba de un accidente que había tenido , padre del filosofo José Ortega y Gasset, que mas tarde
escribió, “que sobre el cerro más perfecto del mundo se alza el castillo de Jadraque “, a nuestro pueblo vino
visitarle Benito Pérez Galdós. El alcalde aquel año era José Yagüe de Agustín.
Jadraque había adquirido importancia en la provincia de Guadalajara, una vez puesto en marcha el
ferrocarril, el mineral de plata de Hiendelaencina, descubierto el filón en 1844, era traído a nuestro pueblo
para llevarlo a Madrid, Paris y Londres para transformarlo en lingotes de plata, de ahí el dicho de Jadraque,
Paris y Londres del que tanto hacemos gala los jadraqueños..
En España reinaba todavía Alfonso XII (murió un año más tarde), dando comienzo en 1885 a la
regencia de la reina María Cristina.

Jadraque tenía una sociedad inquieta y progresista, amante del debate y de la tertulia, tenemos
que tener en cuenta que en esas fechas, no existía la radio, ni mucho menos la televisión, y solo los
periódicos llegaban a nuestro pueblo La Ilustración Española, El País, Flores y Abejas, Libertad Arriacense,
La Defensa, La Crónica de Guadalajara, son algunos de los que se leerían en aquella época en Jadraque.
Por ello en 1884, concretamente el 21 de abril, dos jadraqueños Celedonio Delgado, Secretario del
Ayuntamiento, como presidente y Jacinto Abos, farmacéutico como vocal, redactaban el primer reglamento
del casino, documento clave e inicio de nuestra historia, documento que debería ser conservado de manera
especial por esta sociedad, que contó con el VºBº del Gobernador Civil, Tomas Melgar.
Y así nació el Casino de Jadraque.
Los casinos tenían una procedencia francesa y su origen eran las tertulias que desde principios del
siglo XIX, como consecuencia del movimiento cultural denominado enciclopedismo comenzaron a
celebrarse en Paris.
La palabra Casino, en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española la define “Como
una sociedad de hombres que se juntan en una casa, aderezada a sus expensas para leer, jugar y otros
esparcimientos y en la que se entra mediante presentación y pago de una cuota de ingreso y otra
mensual”.

El primer Presidente que tuvo nuestro Casino fue por tanto Celedonio Delgado, dando así comienzo
a la historia que ha llegado hasta nuestros días, con las dificultades del inicio de su andadura, ya que en
1885 se declaro una epidemia de cólera que en Jadraque produjo más de un centenar de muertos,
también, ese año unos ladrones robaron en la Iglesia cálices y casullas y el cíngulo que el torero Cuchares
regalo al Santísimo Cristo de la Cruz Acuestas en 1849.
En 1889 el notario José María Poveda, que fue presidente del Casino en 1899 fundó la Asociación
de Socorros Mutuos La Benéfica, una sociedad laica que perduró en Jadraque hasta 1936, año de comienzo
de la guerra civil. En ese año, 1899, siendo alcalde José Yague de Agustín, el Ayuntamiento compro el
castillo a la Casa de Osuna en 305 pesetas.

Pero volviendo al 21 de abril de 1884, ese primer reglamento recogía en esencia los fundamentos
en los que se ha basado y regido nuestra Sociedad hasta nuestros tiempos.
Según él, había dos clases de socios, los de numero que pagaban una cuota de entrada de 20
pesetas y una cuota mensual de 1,50 pesetas y los temporeros, que para pasar a ser de numero deberían
pagar 40 mensualidades y que no tenían derecho a ocupar cargos en la Directiva, ni avalar la entrada de
nuevos socios.
Los forasteros podían entrar acompañados de socios, pero solo eran considerados como tales lo
que permanecían menos de 15 días en el pueblo. Los nuevos socios deberían ser presentados por tres
socios de número. Y a los socios no se les permitía tener deudas ni con la Sociedad, ni con el Conserje.
Las dificultades iniciales eran tan graves que ya en 1896 se constituyo una Junta Liquidadora de la
Sociedad Casino de Jadraque. El presidente de entonces Antonio Delgado Medina, consiguió que 31
jadraqueños se unieran y pagaran la deuda de 767,17 ptas, que tenia, a cambio de los bienes que poseía la
Sociedad , al tiempo que emitían 106 acciones de 5 pesetas cada una para el saneamiento económico.
En esos años, en 1900 se había construido el puente de piedra sobre el rio Henares y otras dos
sociedades se habían formado en el pueblo, la de baile de los jóvenes El Pensamiento que presidia Joaquín
Hernández y El Recreo de Teatro presidida por Manuel Díaz.
Yo había pensado y así lo creía hasta ahora que el Casino siempre había estado aquí, en este lugar,
pero al investigar he podido averiguar que al principio se ubicó en una casa propiedad de la Sociedad
ubicada en el numero 6 de la Costanilla de Santa Ana, cercana a la calle de San Juan, edificio que se vendió
al adquirir este en el que nos encontramos.
Los antiguos locales de donde estamos ahora, se inauguraron el 12 de julio de 1918 y fueron
comprados en escritura fechada el 24 de enero de ese año, ante el notario Antonio Sirvent Lopez, por el
que era entonces Presidente del Casino, mi abuelo Domingo Bris Castellet el cual tenía acordada la compra
para el a Luis Diez Coronel, su propietario, por 9.500 pesetas, ante las necesidades de la Sociedad, cedió la
compra a está en el precio indicado y es mas, prestando al Casino 4.000 pesetas para ello, firmando como
testigos de la compra Valentín Solsona Agustín y Tomas Barahona Rubiales. La superficie adquirida de 1343
metros cuadrados (incluido, edificios de dos plantas, bodegas con caño, jardín con fuente y corral también
con fuente)
Meses más tarde y por 1750 pesetas, se vendió una parte de lo adquirido, la que actualmente tiene
entrada por la Calle de la Carnicería a Cesar Perrote por 1750 pesetas.
Donde nos encontramos es un solar histórico de Jadraque, aquí se alzo la casa denominada de los
Coronel, familia de hijosdalgos que apareció en nuestro pueblo a finales del siglo XVII y permanece entre
nosotros, y en ella nació uno de los prohombres jadraqueños, historiador y genealogista de la Casa de los
Mendoza, Diego Gutiérrez Coronel (1724 – 1792) .
Desde hace ya 126 años, con los altibajos subsiguientes el Casino ha sido a lo largo de este tiempo
testigo y protagonista de los avatares de nuestra sociedad, destacando el hecho de que fue el primer casino
que se fundó en la provincia de Guadalajara.
La historia del Casino es la historia de nuestro pueblo, a través de ella y del estudio de sus
documentos, vemos como han llegado determinadas personas a Jadraque, cuando se han ido , cuando han
fallecido, cuando han tenido dificultades económicas para pagar los recibos…
En este tiempo el Casino ha tenido cerca de 75 presidente, algunos de ellos como el comerciante
Antonio Delgado Medina, el médico Domingo Bris, el veterinario Leoncio Ricote, el farmacéutico Adolfo
Sánchez Gimeno, el industrial Ignacio Esteban Tejero, los comerciantes Aurelio Tejero Delgado y Nicomedes
Yague Serrano lo fueron en varias ocasiones.
Yo también ocupe la presidencia largos años y con graves dificultades en la Sociedad (1976-2000) y
José Félix Rojo García (2000-2009), ahora el actual presidente es Pedro Bonilla.

Como anécdota, en este caso triste, señalar que el 1 de enero de 1911, se eligió presidente al
maestro Antonio Ochaita Bachiller, padre del poeta José Antonio Ochaita, que murió pocos días después de
su nombramiento, siendo sustituido a partir del 22 de enero por el Vicepresidente Felipe López Ranz.
Al inicio de la guerra civil, en 1936, el presidente era Antonio Delgado, en los años 1937, 1938 y
principios de 1939, el casino no funciono como tal, siendo utilizado el edificio esos años como Hospital de
Campaña, comentándose en aquella época, que en el jardín se enterraban los miembros amputados de los
heridos.
En 1939 se puso de nuevo en funcionamiento el Casino, siendo el primer presidente de la
posguerra, el industrial Ignacio Esteban Tejero, que ya lo había sido en los años 1929 y 1933.
Durante esos años de guerra, el Casino fue trasladado de manera provisional a la casa propiedad de
Daniel Muñoz Tierno, que era la situada junto al Ayuntamiento, donde estuvo La Amuebladora Alcarreña,
en unas salas al fondo de la misma, donde muy pequeño pude contemplar las mesas de juego.
En el año 1976, ante la situación de ruina en que se encontraba el Casino, fui llamado por varios
socios para que fuera presidente, después nadie quiso hacerse cargo de la Sociedad, hasta que en el año
2000, José Félix Rojo García, junto con otras personas le daba un nuevo impulso que espero y deseo haya
sido el definitivo, para que dentro de mucho tiempo alguien pueda seguir continuando la historia que ahora
relatamos.
Los Casinos de Guadalajara fueron desapareciendo en la década de los 60 y los 70, víctimas de los
nuevos tiempos y de la presencia de las televisiones en las casas, la del Casino se adquirió en 1961, que
hicieron que las gentes permanecieran mas tiempo en sus domicilios, el caso es que de los muchos Casinos
que había en la provincia, tan solo los de Guadalajara , Molina de Aragón y Jadraque funcionan en la
actualidad, habiendo desaparecido entre otros los de Sigüenza, Brihuega, Atienza, Cogolludo, Pastrana,..
El que la Sociedad tenga problemas económicos, como los tiene ahora no es algo nuevo, sino que al
parecer forma parte de su propia existencia.
Ya hemos indicado que en 1896, es decir 10 años después de su fundación, se constituyo la Junta
Liquidadora, su desaparición se evito por el esfuerzo que entonces hicieron 31 socios, que aportaron dinero
y emitieron acciones para salvarlo.
En 1901, la Sociedad la Benéfica que presidia el notario José María Poveda, presto al Casino la
cantidad de 3.000 pesetas.
En 1918, se compro como hemos dicho este edificio y sus anexos por 9.500 pesetas y para su
adquisición miembros de la Sociedad prestaron dinero para ello: Domingo Bris, 4000 Pesetas; Laureano
Conde, 3000 pesetas Daniel Muñoz Tierno, 1000 pesetas.
En 1920, el Casino tenía un déficit de 12.197,20 pesetas, por lo que en 1921 se subió la cuota de los
socios en 50 céntimos, pasando a pagar 2 pesetas mensuales.
La situación económica estaba tan deteriorada, que en 1924 se estudio la posibilidad de pedir un
préstamo hipotecario, aunque al final lo que se hizo fue emitir 95 acciones de 25 pesetas cada una, para
conseguir un capital de 2.375 pesetas, y así poder seguir funcionando, acciones que cubrieron una veintena
de socios.
Ante estas dificultades económicas que existían desde el principio, en 1905 el Casino había
acordado que durante los días 11 al 17 y 21 al 25 del mes de septiembre, fechas de la celebración de las
fiestas y de las ferias de San Mateo, se arrendaran los salones de recreo, costumbre que se siguió hasta
mediados de los años veinte. Siendo el primer arriendo de cuatro años de 1905 a 1910, a un señor de
Segovia apedillado Duque y por un precio de 525 Pts/año. En 1921 la cantidad a pagar por ese arriendo ya
ascendía a 5.500 pesetas por el mismo tiempo, es decir 4 años. En 1923 también se arrendo la planta baja
para dar sesiones de cine y teatro, por 15 pesetas cada una de las celebradas.

En 1924 se pidió un préstamo al Banco Hipotecario por un total de 1.500 pts.
En 1925, los socios seguían prestando dinero a la Sociedad y en aquella época la deuda a Domingo
Bris había aumentado a 7.000 pts mas 95 acciones de 25 pesetas cada una.
En 1941, otro socio Pedro Magro Ricote, dadas las dificultades económicas que atravesaba la
Sociedad, presto a la misma 10.600 pesetas y ese mismo año Eugenio Barriopedro anticipaba 2.500
pesetas.
Ante esta situación, en 1944 el Casino se vio obligado a emitir nuevas obligaciones de 100 pesetas
cada una al 5% de interés, acciones que cubrieron los socios.
No habiéndose resuelto las dificultades económicas y necesitando hacer obras de arreglo y mejora
de las instalaciones, se tuvo que pedir un préstamo de 125.000 pesetas y vender un pequeño local de su
propiedad que tenia acceso por la calle del Dr. Morales.
Al principio de los años setenta, la estructura del Casino, en especial el salón de baile se encontraba
prácticamente en ruinas, la sociedad no tenía dinero, en esas condiciones me hice cargo de la Presidencia,
todavía no era socio de numero y tuve que pagar las mensualidades que me faltaban para ello , fui elegido
Presidente en una Junta Directiva en la que me acompañaban Bautista Rojo Muñoz, Julio Plaza Caballo,
Jesús Gonzalo Campos, Santos Coruña Somolinos y Jesús Barahona Rojo, a todos agradezco el trabajo que
realizaron para solventar las muchas dificultades que tuvimos que afrontar.
Al llegar y dada la situación en que se encontraba el Casino, a través del socio Luis Aranda
Extremiana , contactamos con el arquitecto Garcia Bodega, que nos hizo un proyecto con un presupuesto
de obra de más de 4 millones de pesetas.
Como no teníamos fondos, en esa búsqueda de dinero, lo primero que hicimos fue redactar un
nuevo reglamento, convirtiendo al casino en asociación cultural, pasándola a llamar Liceo Casino de
Jadraque, con lo que conseguimos 500.000 pesetas del Ministerio de Agricultura, por ser Jadraque
cabecera de Comarca del Servicio de Extensión Agraria.
En Junta General se aprobó pedir un préstamo de un millón de pesetas y como había sucedido en
circunstancias anteriores, emitir obligaciones de 5.000 pesetas cada una, y aunque el acuerdo se tomo por
unanimidad, una gran parte de los socios rechazaron los recibos cuando les fueron presentados,
recaudando por ese concepto tan solo 192.000 pesetas, es decir solo 38 socios habían pagado la cuota
acordada. Pero la obra era necesaria, porque sino el Casino se hundía y la estaba haciendo el albañil de
Aldeanueva de Atienza Luis Llorente Perucha.
Siendo asumidos un parte de los gastos de obras por los miembros de la Junta Directiva.
Julio Plaza Caballo fue el que mas soporto dichos gastos, adelantando mas de 500.000 pesetas. Yo
pague y nunca pase el recibo al Casino ,96.000 pesetas del coste de redacción del proyecto de obras.
Las obras duraron de 1979 a 1984 y se pudieron terminar, pero la situación económica era tan
agobiante que nadie quería hacerse cargo del Casino, algunos socios manifestaron que el mantenimiento
era inviable y que debería entregarse el edificio al Ayuntamiento en propiedad para que se hiciese cargo de
el.
Agotando las últimas oportunidades de que la Sociedad no perdiese la propiedad y que los socios
continuaran siendo sus dueños, se firmo un convenio con el Ayuntamiento cediéndole los terrenos donde
se alza el Centro Social y una serie de beneficios para el Centro de Jubilados, a cambio de una subvención
anual y de que el Ayuntamiento se hiciera cargo de las deudas que se tenían y de los gastos de
contribución y luz que había pendientes y que se produjeran en el futuro.
El resto de la historia ya la conocéis, José Félix Rojo García, cuyo abuelo Miguel Rojo Sanz era socio
desde el año 1905 y su padre Félix Rojo Muñoz desde 1946, con un grupo de jadraqueños jóvenes fue
nombrado presidente, en el año 2004, se derrumbo el antiguo edificio, el Casino se reconstruyo y se ha
dejado en estas inmejorables condiciones, aunque continuemos con problemas económicos como habéis
podido comprobar inherentes a esta Sociedad.

Voy a pasar ahora a hablaros de los socios. Según datos que obran en los documentos del Casino, el
numero de socios actuales es de 297. Cantidad que ha fluctuado a lo largo de los años, en 1896 fecha de la
refundación eran 31, en 1940 al acabar la guerra 92, (41 de número y 51 temporero) y fue en 1996 cuando
se produjo un mayor número de socios 270 (90 de numero y 180 temporeros).
La persona que mayor número de años ha estado de socio ha sido Miguel Rojo Sanz, que lo era en
1905 hasta su muerte acaecida en los año 80, ocupando el numero 1 de socios durante más de 25 años..
El actual número 1 de la sociedad es Mariano de las Heras Tierno que se hizo socio en 1940; El 2
Manuel García Baranda y el 3 Félix Rojo Muñoz ambos en 1946; el 4 Mariano Marina Chicharro también en
1946; el 5 Alberto Granizo González en 1953; el 6 Juan Antonio Alonso López en 1956; el 7 Felipe Calvo Rojo
en 1959, el 8 Germán Aranda Extremiana en 1961, el 9 Aurelio Serrano Rojo también en 1961, igual que
Manuel y Santiago Rojo Rojo que ocupan los números 10 y 11 de la Sociedad. Yo soy el numero 15.
En muchos casos se ve una continuidad familiar en determinados socios, así y ya lo hemos dicho, el
caso de Miguel Rojo Sanz (1905); fueron socios sus hijos Bautista Rojo Muñoz (1942); Félix Rojo Muñoz
(1946); sus nietos Miguel Rojo Cuadrado (1968); José Félix Rojo García (1972) y Rafael de Mingo Rojo
(1972); Antonio Domínguez ( 1922), su hijo Antonio Domínguez de Mingo (1949) y ahora sus nietos.
Germán Aranda Gimeno (1922) y sus hijos Luis (1947) y Germán Aranda Extremiana (1961), Vicente
Granizo Polo (finales 1920), sus hijos y Saturnino( principios años 30) y Nicomedes Granizo ( 1942), sus
nietos Alberto Granizo González (1953), Alfredo Granizo Santiesteban (1964), Felipe Calvo, sus hijos Pedro y
Zacarías antes de 1939, sus nietos Felipe Calvo (1959) ; Javier (1971) y Pedro Calvo Calleja (1975), Antonio
Llamas Raso (antes de 1930); sus hijos Antonio (1954) y Fermín Llamas Burgos (1975), Eugenio Barriopedro
Rojo (antes de 1930), Pedro Barriopedro Rojo (1962) , Pedro Barriopedro Mayor (1965), ….
Mis propios abuelos Domingo Bris Castellet (1896), mis tios Javier (1902), Luis (1910), mi padre José
María Bris Sanz (1918), José Gallego Gallego (1924), mi tío José Gallego de la Portilla (1941) y yo primero en
1955 y definitivamente en 1972.
En fin podría poner varios ejemplos más, pero la lista se haría interminable, perdonar si me he
olvidado de algunos.
A lo largo de estos 126 años de historia, han sido socios del Casino centenares de personas, para mi
todos han sido igual de importantes y han contribuido a hacer la historia de Jadraque y el Jadraque actual
que todos conocemos y adoramos.
Pero por haber transcendido su nombre de nuestras fronteras locales voy hacer mención de
algunos de ellos que merecieron mejor fama.
Antonio Botija Fajardo (1899). Director de la Escuela de Ingenieros Agrónomos de Madrid.
Rafael Bertolotti (1902). Comandante del Ejército, Heroe de Filipinas, profesor de dibujo, fue presidente de
Casino en 1906 y 1908.
Ricardo Tejero de la Torre (1918). Director del Banco Vitalicio de Barcelona.
Pedro Magro Ricote (1941). Director de General Motors en España-
Ricardo Tejero Magro (1941). Director General del Banco Central. Asesinado por la Banda Terrorista ETA en
1985.
José Luis de la Guardia y Maestro de León (1941). Embajador de España, su último destino Irak.
Juan José Esteban Pascual (1941) Presidente del Colegio Oficial de Médicos de Guadalajara.
Eladio de Agustín y Ladrón de Guevara (1941). Diputado Provincial.

José María García Perrote (1944). Director General de la Vivienda en el Gobierno de Adolfo Suarez.
José Magro Ricote (1946). Vicepresidente del Atlético de Madrid.
Lorenzo Celada Ibáñez (1946). Director de Nueva España de Huesca y Presidente de la Asociación de la
Prensa de dicha provincia.
Antonio Domínguez de Mingo (1947). Diputado Provincial.
En este capítulo yo señalaría que solo un sacerdote a los largo de los 126 años de vida ha sido socio
D. Valeriano Pascual García (1941).
También me gustaría destacar entre los socios, algunos que ya no lo son como Julio Plaza Caballo
(1947), Santos Coruña Somolinos (1949), José Antonio Ormad Tejero (1951), Julio Marina Chicharro (1957),
Antonio Gregorio Magro (1960) y de los que siguen siendo actualmente a Francisco Burgos Rojo (1962),
Jesús Gonzalo Campos (1965), Hilario Campanero Martínez (1965), José Adame Dorado (1965) , Tomas
Andrés Giner (1966) , Mariano Cerrada Somolinos (1966) …..
Importantes en el Casino han sido siempre los Conserjes, encargados del cuidado del mismo, de la
limpieza, de mantener el orden, de los servicios del bar, de conservar el inventario, de cobrar los recibos…
El primer Conserje del que tenemos noticia es Pedro Clemente que ejerció como tal 20 años, de
1898 a 1918, Adrian López, que era sastre, lo fue cuatro años de 1918 a 1922, de 1922 a 1926 lo fue
Eleuterio Martínez, que puso una peluquería en un local de los bajos del Casino, Marcelino Moreno Martin
fue conserje del año 1926 a 1930 y el que más tiempo ocupo dicho puesto Miguel Moreno Agustín al que
se conocía como el “manino”, por tener la mano izquierda más pequeña que la derecha, fue conserje desde
el año 1930 a 1964 , Miguel era un persona soltera que cuido el Casino con un celo extraordinario como si
fuera suyo, en compañía de su hermana Paca, ya mayor marcho a vivir a Zaragoza, donde en la empresa de
un sobrino, una maquina le amputo una mano.

Le sustituyo como Conserje Isidro Criado que era socio en 1941, hasta finales de los sesenta en que
se marcho a Madrid y entro de Conserje Doroteo Foguet Rodríguez, en 1974 se le adjudico a María Rojo
Nadal y la ultima persona que ocupo dicho puesto hasta el año 2000, fue Juan Gómez Ures.
En relación con los Conserjes habría que señalar algunas cuestiones respecto a sus funciones, así en
1903 contrataban los derechos del Salón de Baile por 160 Pts/año y la mesa de billar por 125 pts/año; en
1919, bajaba el contrato de la mesa de billar a 75Ptas/año y cobraba a los jugadores 30 ctmos/hora, en
1924 el precio se doblaba a 60 ctmos/hora. En 1926 el Conserje pagaba al Casino 500 Pts/año, cobraba 30
ctmos por el café, 15 ctmos. por una copa de anís y 25 ctmos por una copa de coñac. En 1941 el Conserje
pagaba al Casino 650 Pts/año.
El Conserje tenía la obligación de cuidar las mesas de juego y atender a los jugadores,
proporcionándoles barajas, fichas,…los socios podían exigir barajas nuevas y por ejemplo en 1941 pagaban
50 ctmos. Por ellas y por la mesa.

El Casino tuvo épocas de gran esplendor, en especial desde 1918 a 1930, en los días de ferias, en los
que se producían grandes negocios entre los tratantes de caballerías y corría profusamente el dinero, se
jugaba a la ruleta, al bacara, que es un juego de naipes en el que el banquero juega contra los puntos, al
poker,… dándose el caso de que muchos jugadores perdían todo el dinero que habían ganado con la venta
de sus productos, poniéndoles en algunos casos y así se decía al borde del suicidio.
Los bailes eran espectaculares, 13 reglamentarios al año, en fiestas, ferias y carnaval, siempre con
orquestas, los hombres con chaqueta y corbatas, las mujeres con medias.
Al salon de baile se le denominaba Salón Rojo, por tener los sofás tapizados en ese color, cuatro
balcones al jardín tenia la sala y en la parte de enfrente 3 grandes espejos adquiridos en 1910, al fondo un
pequeño escenario y sobre el, un piano propiedad del Casino que lo adquirió a primeros de siglo.

A los bailes acudían gentes de todos los sitios de la provincia que deberían entrar acompañados de
socios y destacaban aquellos en fiestas a las que acudían los cadetes de la Academia de Ingenieros de
Guadalajara.
Después de la guerra continuaron los bailes, pero sin el mismo esplendor, eran tiempos difíciles de
dinero y de ausencias, la sociedad ayudaba a los jóvenes para que pudieran celebrarse, en 1942 100 pts, en
1946 400 pts, en 1948, 500 pts., en 1951, 1000 pts., el resto lo pagaban los socios solteros, los llamados
mozos aunque tuvieran mas de 50 años. Esta ayuda se prestaba desde 1933, en que la Sociedad aportó 125
pts.
Los socios más jóvenes y a mi me correspondió varios años desde 1953, aunque no era todavía
socio tenía derecho a entrar al haber dos socios más, mi abuelo y mi tío en la casa, éramos los encargados
de mantener el orden en el salón de baile, vigilar que los hombres y mujeres entrasen como exigía el
reglamento, también de cobrar las cuotas, que variaban según el número de asistentes para pagar a los
músicos.
También solía haber bailes, en el Casino la noche de San Juan y la denominada Verbena de San
Lorenzo el 10 de agosto, con radiogramola.
Con el tiempo y la falta de recursos los bailes del Casino fueron degenerando, los salones de baile
particulares mejoraron y a partir de los años sesenta solo se celebraba el de la noche del 14 de septiembre.
La Sociedad del Casino a lo largo de su vida, ha sido un lugar de convivencia y amistad, apenas si ha
habido incidentes, casi siempre por roces entre socios de mayor edad y mas jóvenes, en las actas
encontramos 6, en los 126 años de existencia y solo en dos de los casos hubo expulsión de socios, en los
demás el problema se soluciono con la suspensión durante tres meses de los considerados culpables.
Me gustaría concluir con varias curiosidades del Casino que forman parte de sus señas de identidad
y que nos permitirán conocer algunos aspectos de la Sociedad de Jadraque de estos años.
Uno de los bailes más esplendidos que tuvo la Sociedad se celebro el 21 de enero de 1898 con
motivo de la inauguración de la luz eléctrica en Jadraque.
Así, sabemos que a partir de 1908, se permitía a los socios del Casino celebrar en sus salones
bautizos y bodas de sus familiares.
En 1915, el Casino comenzó a comprar lotería de Navidad, que repartía entre los socios que
estaban al corriente de pago.
En 1918 se compro la ultima mesa de billar, que algunos conocimos y jugamos en ella situada en el
vestíbulo.

En 1925, el Casino constituyo un grupo teatral con el nombre de Centro Artístico que represento en
la planta baja varias obras de teatro.
En 1928, la Junta Directiva aprobó que aquellas familias en cuyas casa hubiera dos socios, los
demás podían acceder al Casino de forma gratuita.
La luz del Casino y del pueblo en lo años cuarenta procedía de la fabricas de Luz, la Concha y la
Antigua de las que era propietario Ricardo Tejero Delgado, el Casino firmo un convenio por el que pagaba
por el consumo la cantidad fija anual de 37,50 pts.
De los locales que arrendaba en la planta baja el Casino, el de más duración fue el de Domingo
Tejero “el Tabardillo”, que comenzó en 1940 y ha durado hasta nuestros días.
En 1947 el Casino adquirió una radiogramola para los bailes de los jóvenes.

También en ese año el Presidente Isidoro Herrero, por acuerdo de la Junta General, mediante un
convenio con el alcalde Bernardo Embid Larriba, cedía de manera gratuita un local, que daba a la Plaza
Mayor para ubicar en el la primera Biblioteca Pública de Jadraque.
Los reglamentos del Casino se han modificado varias veces, como hemos dicho el primer
reglamento fue de 1884, modificado hacia 1920. También al acabar la guerra en 1941, en 1939 se habían
notado los efectos de la misma en el Casino con la baja de 21 socios por ausencia y 5 por muerte.
La modificación del reglamento en el año 1941, obligaba a que en las Juntas generales estuviera
presente un delegado gubernativo, que a veces era el alcalde y otras el Jefe del Puesto de la Guardia Civil y
a tener que recibir el conforme del gobernador civil para los miembros de la Junta Directiva elegida que a
veces eran rechazados por sus ideas políticas.
En 1951 siendo presidente Eduardo Sancho también hubo una modificación de estatutos, y lo
mismo sucedió en 1965 bajo la presidencia de Nicomedes Yague Serrano, publicando un librito con el
contenido del mismo.
Ya hemos indicado la modificación profunda que se produjo en septiembre de 1976 y que la
mayoría conocéis por el librito que entonces se publicó, la sociedad se constituyo como centro de
instrucción y recreo paso a ser cultural y recreativa se permitía por vez primera a la mujer ser socio de la
misma y aparecían en el reglamento los socios juveniles y culturales.
Por ultimo esta el actual reglamento que rige los destinos de la Sociedad, aprobado a partir de la
reorganización del año 2000.
Y termino la conferencia, posiblemente haya podido ser un poco larga, pero es difícil compendiar
126 años de historia en menos tiempo.
Deseo que os haya interesado, porque la crónica del Casino es parte importante de la historia de
nuestro pueblo, que espero continue y dentro de algunos años otro jadraqueño amplie lo que yo ahora os
he narrado.
Muchas gracias.

José María Bris Gallego. Jadraque 8 de mayo 2010.